• Menu
  • Menu

Visitar Cuba: El final

Explorar más allá de La Habana & Impresiones duraderas

Es una lectura larga, lo sé, pero no quería hacerte esperar más. Ya he compartido con vosotros mi preparación para este viaje a Cuba, mis primeras impresiones y nuestra estancia en La Habana. En este último capítulo, quiero llevarles fuera de La Habana, a los lugares que visitamos y a las personas que conocimos. Hay mucho que ver en Cuba más allá de los hoteles de lujo, donde es fácil aislarse de la realidad. Hay mucho que amar y mucho que disgustar, pero Cuba tiene algo. Así que coja su café o té y siéntese a disfrutar de la lectura.

Viñales – Pinar de Río

Me gustó mucho Viñales. Sí, es una ciudad que vive principalmente del turismo, pero la naturaleza está a sus puertas sin ni siquiera tener que aventurarse mucho fuera del centro principal de la ciudad. Hay una concentración de hoteles, hostales y casas de huéspedes, restaurantes, bares y salas de baile dispuestos a dar la bienvenida a los turistas. No puedo ni imaginarme lo que debió ser durante la pandemia aquí. Casi todas las personas con las que te cruzas hacen algo relacionado con el turismo, ya sea conducir un taxi, trabajar en un restaurante frecuentado por visitantes u ofrecer excursiones a extranjeros y a los afortunados cubanos que se dirigen allí en busca de un poco de respiro. Incluso vi un restaurante vegano que no me esperaba en absoluto. Yo diría que la gente está mejor aquí que en La Habana. Al menos tienen aire fresco, las colinas, el campo.

La gente viene a montar a caballo, por las vistas, el ron y el tabaco. Viñales es una visita obligada si desea conocer la Cuba natural.

Paseos a caballo y cuevas

Visitamos la Finca el Arado , un rancho que también produce puros y ron cubanos. Aunque algunos se pusieron a la venta, dada nuestra larga ruta, no resultaba práctico comprar nada. Me gusta el ron en los combinados, pero no lo beberé a sorbos ni a tragos. Bueno, al menos eso pensaba yo hasta que conocí al campesino.

No puedes evitar sentir que todo es un argumento de venta. Por suerte, tenemos la excusa de las maletas pequeñas, pero siempre me da un pellizco en los músculos del corazón cuando veo a gente que intenta desesperadamente que compres sus productos. No fue demasiado agobiante en Viñales. Un no, gracias fue más que suficiente.

Puedo contar con una mano el número de veces que he montado personalmente a caballo. La idea de que una criatura con mente propia pueda salir disparada conmigo sentada encima no es algo que me reconforte mucho, pero al mismo tiempo me encanta la idea de montar a caballo. La ruta fue increíble y la recomiendo encarecidamente. El caballo era bastante fácil de manejar y él y yo incluso «cargamos» un par de veces para adelantar a los chicos y sus corceles. La experiencia de montar a caballo forma parte de la visita al rancho. Atravesamos unos paisajes preciosos y saqué muchas fotos por el camino. Por desgracia para Remi, la tapa de la batería de su cámara se abrió de alguna manera y la batería se cayó por el camino. No es la primera y desde luego no será la última que perdamos por el camino.

Rodamos durante 2 horas y empezaba a hacer bastante calor. Disfrutamos de un descanso cuando nos detuvimos en una cueva para darnos un chapuzón (en la más absoluta oscuridad), en aguas heladas. Este viaje me hizo hacer cosas que nunca imaginé que haría. Imagínese meterse en el agua sin saber lo que hay dentro ni su profundidad. No está para nada en mi personalidad, pero lo hice. Incluso me cambié en la oscuridad sabiendo que en realidad nadie podría vernos a menos que giraran sus linternas en mi dirección 😱.

Después de dos horas a caballo, lo único que me apetecía era comer, pero nuestra siguiente parada antes de comer fue en otro de los «lugares a los que se lleva a los turistas» y no fue más que decepcionante. La visita a la Cueva de los Indios fue una de esas paradas que acabaron en nuestras listas de «no volveré a hacerlo». Simplemente no valía la pena. Verdaderamente una pérdida de dinero. Se sube a una barca con unas 15 personas para atravesar una cueva donde el capitán señala rápidamente estalactitas y estalagmitas de las que se dice que tienen forma de algún que otro animal. Unos 20 minutos (si eso) después, y ya estás fuera de la cueva dinero malgastado y no tan impresionado. Incluso Aramis se sorprendió al ver lo rápido que volvimos a salir. Estaba seguro (y espero estar seguro de todo el viaje), que estaríamos en por lo menos 45 minutos.

¡Por fin comida! Ojalá pudiera recordar el nombre del restaurante en el que comimos después de montar a caballo. Sólo puedo decir (gracias a mi iPhone), que es en algún lugar fuera de la Carretera de Puerto Esperanza al sur del Cuevo del Indios. Creo que lo he visto en Google Maps, pero no tiene nombre ni foto. ¿Tal vez se llame Entre dos montañas? Sea cual sea el nombre, este lugar familiar nos ofreció una comida increíble. Yo tenía la parrilla Langosto. Acabaría siendo el mejor de todo el viaje.

El Campesino

Aparte de las espectaculares vistas desde nuestra mesa del desayuno cada mañana, hubo otra cosa que realmente quedará grabada en mi memoria de nuestra visita a Viñales.

Viajar tiene que ver tanto con los lugares que se visitan como con la gente que se conoce. Una cosa que esperamos disfrutar en este viaje es estar en contacto con la gente y, al hacerlo, aprender sobre sus vidas y sus culturas. La comida es un gran vehículo para ello y es esencialmente la fuerza motriz de mi agencia de viajes, Let’s Eat The World. No siempre es fácil abrirse paso como turista que visita un lugar nuevo, pero a veces se tiene la suerte de haber conocido a las personas adecuadas o de haber tenido el valor de entablar la conversación adecuada. Al haber sido extranjera la mayor parte de mi vida, he tenido que trabajar mis habilidades para comunicarme y relacionarme con la gente que conozco. Si alguien se toma la molestia de compartir una comida contigo, debes sentirte honrado porque ese momento es sagrado en casi todas las culturas que he conocido hasta la fecha.

Aramis nos llevó a conocer a un granjero local llamado cariñosamente Pipo. Pipo nos llevó en carruaje hasta un río de la zona, que debía ser el objetivo del paseo, la recompensa por aguantar la ruta llena de baches de esta calurosa tarde. Esto también dio tiempo a que Aramis se tomara un descanso y a que nos prepararan el almuerzo. Y menudo viaje. Colocó unas sillas de madera en la parte trasera de la gran carreta tirada por sus dos bueyes Cimarrón y Caramelo. Por el camino, nos ofreció vasos de ron que pensamos que sería demasiado grosero rechazar, y charló con nosotros sobre el pasado y el presente de Cuba. Gracias a su granja tiene mucho que comer. Incluso cultiva su propio café.

Pipo nos explica que haremos un gran viaje en Aerolíneas Ibéricas (también conocido como su carro) para llegar al río conducidos por Cimarrón y Caramelo. ¡De primera clase!

Nos mostró el camino del agricultor. Lo que necesita lo produce y sólo el azúcar (y su ron) están entre las pequeñas cosas que aún necesita comprar. Incluso la carne que come procede de su granja. Toda la experiencia fue increíble y enriquecedora. Menuda comida nos dimos. Más bien un festín, todo preparado con maestría por su hijo, un cocinero que solía trabajar en algunos de los restaurantes de Viñales antes de la pandemia.

Al final de nuestra visita, Pipo nos bendijo cerca de lo que, según dijo, su abuela llamaba un árbol sagrado. Bendijo nuestro viaje y a nuestra familia y le agradecimos su hospitalidad. Nos obsequió con algunos de sus granos de café tostados y cultivados en casa. ¡Eric lo disfrutará!

Lo más destacado de Viñales

Remi conduce un Chevy del 53 😱. Aramis dejó que Remi controlara el volante mientras nos dirigíamos a la granja de Pipo. Me aseguraron que la carretera era fácil (todo lo fácil que puede ser una carretera en Cuba), así que me senté y grabé el momento, ¡por supuesto!

Dónde nos alojamos:

Casa Villa Vista – Los propietarios, que habían huido de Cuba poco antes, habían dejado la gestión de la casa a su vecino. Durante la mayor parte de nuestra estancia, estábamos solos en la propiedad que tenía una piscina que estaba muy caliente en el sol caliente y no era tan prístina. Pero era mejor que nada. Las gallinas compartían nuestra terraza y la vista era espectacular. La habitación era sencilla y estaba limpia.

Dónde comimos:

Restaurante de la primera noche – Toque Criollo que estaba justo en la misma calle que la Villa Vista al Valle. Comimos la famosa ropa veja de cordero (o como a Remi le gusta llamarla cariñosamente, «ropa vieja de cordero «). La propietaria, que no es la cocinera habitual del restaurante, también probó suerte preparando cócteles. Esa noche fue un espectáculo de una sola mujer y la comida era sabrosa, aunque las bebidas eran cuestionables.

Plaza para tomar una copa y un cóctel de langosto (demasiado Mayo para mí)

Cena en Cubar – parecía que iba a ser caro, ya que incluso el agua es importada, pero fue de 25 € en total.

El Bily tiene música en directo. Los precios de las bebidas eran más altos que en otros lugares donde habíamos estado. No cenamos aquí.

Las Tres Jotas – recomendado por Aramis – estaba bien. El sándwich cubano estilo panini fue mi elección y me pareció la mejor opción de nuestros 3 platos.

Actividades:

Lo más destacado fue sin duda el paseo a caballo en el Rancho Arado. Si tienes la oportunidad de hacerlo, deberías. También conocerás el proceso de fabricación del tabaco, si es lo que te gusta.

Tuvimos que hacer una parada en La Habana para echar gasolina en casa de Aramis antes de volver a la carretera y esta vez a Cienfuegos. La distancia entre Viñales y La Habana es de 183 km. De La Habana a Cienfuegos hay 233 km. Olvidé mencionar los peligros de echar gasolina en la autopista. La cola en las gasolineras es una locura y hubo veces en las que ni siquiera dejaron a Aramis comprar gasolina. De alguna manera mantuvo la paciencia, aunque pude ver que estaba frustrado. Esta era la verdadera Cuba.

El hogar de Aramis lo comparte con su suegra, su esposa y su hija adulta. Espera que en algún momento puedan comprarse una casita. Se trata de dos edificios divididos por un pequeño patio. Mientras su suegra vive en la casa principal, su familia comparte dos habitaciones y una cocina. Nos recibieron calurosamente y nos ofrecieron una sabrosa ensalada de frutas y bebidas frías.

Su hija estudió música y, con su novio y otras 5 personas, actúan como grupo de mariachis en celebraciones populares. En un piano ligeramente desafinado, Remi intenta recordar sus clases de piano y, a continuación, la hija de Aramis nos regala una mini interpretación.

De vuelta a la carretera

Matanzanas – Playa Larga alias Bahía de Cochinos

Nos alojamos en un B&B llamado Casa Kiki justo al lado de la playa. La playa es preciosa y entablé conversación en el agua con una abuela cubana que cuidaba de sus 4 nietos. Me dice que uno está de visita desde Estados Unidos por primera vez en 4 años.

Remi, por supuesto, estaba encantada con la perspectiva de estar en la playa todos los días. Experimentamos nuestro segundo apagón cubano. Como nuestra habitación estaba en la planta baja y la cantidad de salamanquesas y mosquitos era abrumadora, pasamos una noche bastante incómoda en la habitación más pequeña en la que nos alojaríamos durante nuestro viaje. Los desayunos en contraste con el tamaño de la habitación eran enormes. Kiki fue un amable anfitrión y, aparte de la noche de dar vueltas en la cama, tuvimos una estancia agradable. Disfrutamos de un almuerzo decente con vistas a la bahía en el Tiki Bahía Cochinos.

De camino a Cienfuegos, visitamos el museo de Girón para recibir una lección sobre el socialismo cubano. No voy a dar una lección de historia ni a exponer ningún programa político, pero tengo que decir que siempre es interesante leer una historia desde el otro lado.

Cienfuegos

Aramis nos dice que es la ciudad mejor conservada de Cuba. Fundada por el francés Louis Declouet. Hay influencia de la arquitectura francesa en sus arcadas y también de la época colonial española. Admito que la ciudad tiene su parte de edificios impresionantes. También fue donde vi a la alineación cubana en plena forma.

Una única avenida salpicada de tiendas que, aunque parecen llenas, se parecen más a lo que estamos acostumbrados a ver en una venta de cierre. Los artículos que contiene son zapatos, ropa, productos de primera necesidad como pasta de dientes y desodorante, y artículos de lujo como bicicletas, televisores, etc. Podrías mirar y pensar, verás, tienen muchas cosas pero ¿quién puede comprar aquí? El precio de un televisor más grande que el que tenemos es inferior a 1.000 dólares. Aquí también los estantes de las farmacias están vacíos y la gente hace cola en los cajeros automáticos de los bancos. Es desgarrador. Irónicamente, Cienfuegos es donde nos alojamos en nuestro alojamiento más palaciego. Era el único que tenía una página web de verdad (que sólo estoy viendo ahora para poder compartir el enlace con vosotros), Barón y Balbín es una mansión restaurada en el corazón de Cienfuegos. La habitación era grande y el baño casi tanto. Este, a diferencia de los otros lugares en los que nos habíamos alojado, era un hotel de verdad. Aunque el desayuno no era el mejor que habíamos tomado, la mañana que decidimos saltárnoslo descubrimos que encontrar desayuno en la ciudad era todo un reto. La hora de comer se concentraba en el almuerzo.

Dónde comimos:

Después de rechazar el desayuno del hotel, que nos pareció un poco caro para lo que habíamos esperado hasta ahora, nos pusimos a buscar un restaurante que sirviera desayunos, y vaya misión. Aunque no pudimos encontrar zumo, pan o fruta a las 9:30 de la mañana, sí pudimos encontrar ron sin problemas. Un camarero que nos había resguardado de la lluvia la noche anterior tuvo la amabilidad de acompañarnos hasta un restaurante donde, según dijo, servían desayunos. Nos cruzamos con él varias veces a lo largo del día mientras guiaba a otros turistas a diversos lugares. No estoy seguro de cómo funcionaba su trabajo, pero no siempre parecía estar esperando algún tipo de propina. Quizá los establecimientos tomaron nota de su trabajo y le ofrecieron algo más tarde. No voy a mencionar dónde comimos porque no era tan bueno así que si estás aquí, no seas como nosotros, come el desayuno del hostal, hotel o lo que sea.

Fuimos en busca de un helado, ¡hacía mucho calor! Las heladerías estaban vacías y parecía que llevaban siglos sin abrir. Descubrimos que para comprar helados hay que acercarse a las ventanas de las fachadas de las casas de la gente, que han transformado en pequeñas tiendas. Tener congelador venderá helado. Golosinas sencillas y baratas para los transeúntes.

En realidad no anoté los lugares donde comimos en Cienfuegos; en realidad creo que en las dos noches que estuvimos allí comimos fuera dos veces y nos saltamos otras comidas.

Trinidad

Probablemente mi ciudad favorita de las que visitamos. Colorido y vibrante Nos alojamos en un B&B propiedad de un antiguo policía cubano. Hostal Casa Jose y Fatima. Estaba justo en el corazón de la ciudad, por lo que era perfecto para pasear y disfrutar de sus encantos.

Tengo la sensación de que la gente de Trinidad está mejor. Caminar por las calles de noche nos permite echar un vistazo a las casas cercanas al albergue. Parece demasiado diferente a Cienfuegos y a años luz de La Habana. Esta fue una vez una ciudad cubana muy rica. Se puede echar un vistazo al pasado colonial de Cuba e imaginar la riqueza que pasó por aquí. Pero, por supuesto, en el nuevo mundo, con la riqueza llegó la esclavitud. ¿Quién si no para hacer todo ese trabajo duro? El primer restaurante en el que cenamos, Taberna La Botija, se aseguró de que fuéramos conscientes de ambas cosas. La pared está cubierta con las pesadas cadenas de metal y los dispositivos de esclavitud que se empleaban en aquella época. Me propuse llevar a Remi hasta ellas para poder leer las inscripciones y hacerle algunas preguntas que le hicieran reflexionar sobre algo tan arraigado en la historia de esta isla.

Rosie, nuestra guía, nos llevó de «paseo» dominical por la ciudad. Después de hacerse una idea de qué tipo de viajeros somos, nos llevó a barrios que probablemente no visitaríamos en una visita turística típica. Nos habla de Cuba a través de los ojos de una joven de 28 años. Si no fuera por su madre, dice, quizá intentaría marcharse, pero su madre es viuda y la persona más importante de su vida. No quiere tener hijos, dice. Aquí no. Ojalá hubiera guardado algunos de los productos de higiene femenina que regalé en La Habana para dárselos a ella. Habría tenido sentido dárselos a ella. Es fuerte y desafiante. En realidad estudió química, pero ser guía le dará de comer, mientras que su sueño de enseñar química no. Le deseo lo mejor.

Una excursión de un día fuera de Trinidad nos lleva de excursión a las montañas. El Chevy de Aramis nunca pudo hacer la subida, así que tuvimos un guía diferente que nos llevó en uno de los taxis del gobierno. ¡Qué vista! El taxi 4×4 nos llevó hasta la que es la segunda montaña más alta de Cuba. Aprecié tanto el aire acondicionado como la conducción más cómoda en general. Los coches clásicos son preciosos de ver, pero suponen un esfuerzo. Nota al margen, la montaña más alta de Cuba está en Viñales. Una experiencia increíble. Mis músculos aún lo sienten. Tuvimos que ganarnos el premio, que culminó con un baño en una poza virgen con cascada y todo. Fue refrescante y nos distrajo del inevitable regreso a la ruta de senderismo.

Cuando estés en Trinidad debes probar una Canchanchara si eres lo suficientemente valiente. El Canchanchara es un cóctel oficial de la IBA elaborado con aguardiente cubano, miel y zumo fresco de lima. Eric quería ir a probar esta bebida a un restaurante especial (Taberna La Canchánchara) que resultó ser sólo un bar abierto durante el día. Cuando fuimos después de cenar con la esperanza de escuchar música en directo, ya estaba cerrando. Por suerte para nosotros, otro local cercano, el Café Real, tenía justo lo que buscábamos y la música era fantástica.

Trinidad, como nos prometió Aramis, estaba llena de oportunidades musicales. Aquí es donde finalmente conseguí que Eric bailara conmigo. Asistimos a una clase de salsa en un estudio sin aire acondicionado y sudamos la gota gorda. Remi fue nuestro tímido cámara, que sólo quiso seguir los pasos conmigo una vez que estuvimos de vuelta en nuestra habitación del B&B. Fue una actividad fantástica después de la cual el mercado local fue una parada perfecta para que Eric y Remi pudieran comprarse nuevas camisas de estilo cubano. La vendedora nos explicó que no volvería después de ese día y al final de la venta nos preguntó si teníamos lápices de colores u otras cosas para niños que pudiéramos darle para su sobrina. Tenía los lápices de Remi en la mochila, así que se los di junto con un libro para colorear.

Trinidad fue también el lugar donde una mujer me preguntó si podía cambiar las monedas de euro que tenía por billetes porque las monedas no pasaban. No tenía euros y cuando le ofrecí pesos cubanos en su lugar, me miró con el ceño fruncido y me dijo que no servían para nada. Trinidad es también donde un anciano que caminaba con bastón me preguntó si tenía paracetamol. ¡Paracetamol! Por favor, recuerde la última vez que alguien le suplicó en la calle que le diera un analgésico. ¡Oh, Cuba!

Dónde comimos y bebimos:

Guitarra mia – al final de nuestra comida nos dieron puros cubanos como regalo de despedida. La comida era buena. Un poco más alejado del centro de la ciudad.

Resturante La Esquina 373 – no muy lejos del lugar donde tomamos clases de salsa. Terraza en la azotea. Música en directo.

Sol Ananda – un menú ecléctico, desde curry indio a cocina italiana. Un cambio bienvenido, pero la pièce de resistance de este lugar es que se cena entre antigüedades, ¡incluida una cama!

Café Don Pepe – Paramos aquí para tomar una bebida fría en nuestro recorrido a pie con Rosie. Bonito jardín

Taberna Botija – la taberna del viejo mundo. También tienen música en directo, aunque no la vimos. Las porciones de comida son bastante grandes.

Restaurante San José – con diferencia, el restaurante más caro en el que comimos. Las raciones eran grandes (demasiado grandes). ¡¡Sólo mira este postre que compartimos!! Eric tuvo una mala experiencia aquí, decidió pedir el langosto y estaba tan sobre salado que simplemente no pudo comerlo. Sin embargo, los cócteles estaban buenos.

Como puede ver, cenamos más en Trinidad que en ningún otro sitio.

Hicimos una parada en Sancti Spirtus (la ciudad) sólo para comer, ¡y no estuvo nada bien! Mucha música, ya que es un día festivo previo a la gran celebración del 26 de julio. Sin saber qué esperar en la rueda de propaganda de los acontecimientos, planeamos estar en la playa jugando al avestruz.

Remedios – sólo para romper la estancia como el centro de la ciudad es amplia, pero parece tan vacío. Tuvimos que comer en un hotel ya que ningún establecimiento que pareciera un restaurante servía comida. Sólo alcohol o refrescos

Voy a suponer que fue la combinación de unas vacaciones pendientes y simplemente la falta de opciones lo que hizo que fuera así. El B&B en el que nos alojamos era como una tienda de antigüedades. Los propietarios tienen una enorme colección de relojes de pie. Este fue el segundo lugar en el que los propios propietarios vivieron en la casa, aunque la mayor parte del tiempo se mantuvieron al margen. No dejo de preguntarme cómo adquirieron estas casas. Imagino que para muchos es anterior a la revolución. Pero no me atrevo a preguntar.

En nuestra escapada el día de la fiesta nacional nos llevaron a Cayo Santa María. Un viaje de más de 1 hora desde Remedios en el que no había nada que hacer. Lo curioso de Remedios es que una mujer en un museo en Cienfuegos juró que ellos (Remedios), tenían uno de los más elaborados conjuntos de eventos para el día de fiesta, pero no vimos ninguna señal de eso en absoluto. En Sancti Spíritus, sí, pero aquí estaba tan muerto como muerto podía estar.

Cayo Santa María sólo está abierto a turistas extranjeros. Se paga con una tarjeta extranjera y se presenta al menos una foto del pasaporte. Sólo hay una carretera de entrada y otra de salida. Por lo tanto, los cubanos no están autorizados. Este lugar es un misterio para mí. Búscalo en Google y sólo obtendrás resultados de complejos turísticos. Es un lugar extraño y espeluznante y estuvimos a punto de no ir, pero le dije a Eric que necesitábamos ver la otra cara de esta moneda para tener una imagen más completa de Cuba. Así que nos fuimos.

No teníamos reserva, así que tuvimos que entrar en una pequeña oficina situada en la «patrulla fronteriza» de la policía para pagar el coste de 20€/persona. Usted no paga por su conductor, pero tampoco se espera que éste haga nada más que esperarle. Con ese pase y al menos una imagen con el pasaporte de la persona que pagó (aunque yo pagué ya que por suerte llevé mi tarjeta – Eric había olvidado su código PIN demasiadas veces). Anotan el nombre, el país de la persona que paga y la matrícula del coche en el que has llegado. La carretera tiene una longitud de 50 km. El Cayo cuenta con un parque de delfines y varios hoteles de lujo. Nos dirigíamos a una zona gubernamental que parecía una obra en construcción, con muchas tiendas inacabadas y obreros construyendo una especie de puente hacia no sé dónde. La comida era realmente decente y nos aseguramos de no pedir nada más de lo que cubría nuestra entrada.

No se puede negar que el océano aquí es mágico. Azul, limpio y sorprendente. Nos alivió ver que daban de comer a Aramis porque habría sido un día muy largo para él sin comer y no era como si pudiera ir y venir de dejarnos allí. Un día inusual.

En nuestra última noche en Remedios intentamos de nuevo comer en un restaurante ya que la cena no fue ofrecida por nuestros anfitriones. Más tarde nos enteramos de que solía hacer la cena, pero como cada vez le resultaba más difícil incluso encontrar lo suficiente para su propia familia, dejó de hacerlo. Nuestra última comida en Remedios acabó siendo el paquete de comida deshidratada que un cliente le había regalado a Eric durante la Semana en Uzes. Hice una nota mental de que cuando fuera a ver a mi familia a Nueva York, iba a pedir más de estos porque… nunca se sabe.

La comida que nos salvó

Adíos Cuba

El regreso a La Habana fue memorable. La autopista no es un lugar donde quieras tener problemas con el coche. Sinceramente, ¿cuándo querrías tener problemas con el coche? Nos topamos con uno de los muchos baches de la carretera que hasta ahora Aramis había burlado con pericia. Pero éste nos estaba esperando. A sólo 50 km de La Habana, el Chevy de 1953 estaba fuera de combate. El eje delantero de nuestra rueda derecha se rompió o dobló de tal manera que fue imposible continuar. ¡Ay! Nadie resultó herido. No sólo ocurrió a sólo 50 km de La Habana, sino también cerca de una parada de policía. Olvidé mencionar que muchas veces a lo largo de la carretera tienes estos controles policiales. Aramis siempre miraba por encima del hombro cuando pasábamos por uno de esos.

Llamó a su hijo, que acudió al rescate en una versión más reciente pero no tan adornada del coche clásico, pero que nos iba a llevar de vuelta a La Habana y eso era lo más importante. Aquí, más vale que tengas amigos, familia y gente que te cuide. Es duro y, aunque tus vecinos quieren ayudar, no pueden ayudarte más de lo que pueden ayudarse a sí mismos.

No es una foto de nuestra avería

Lamentablemente, esto significó un adiós prematuro a Aramis. Ni siquiera pudimos pagarle. Mañana pasará todo el día trabajando en su coche. Por suerte, es mecánico.

De vuelta en La Habana. El Hotel Nacional fue una decepción. Remi perdió su bolso al distraerse con el teléfono, como de costumbre. Lección aprendida, esperamos. Su bolso nuevo pero no caro, su cahier de Vacances, mis lápices de colores pastel (suspiro), la botella de agua de Eric y sus nuevos auriculares son ahora un regalo para alguien que trabaja en el hotel (espero).

Decidimos terminar nuestras vacaciones cubanas por todo lo alto, así que volvimos a un lugar seguro. De vuelta a La Vitrola para disfrutar de música en directo, cócteles y sabrosa comida. Jugué con una niña cubana de 4 años cuya familia estaba sentada junto a nosotros. Era adorable. Pareja dispareja. La madre y su hija con el padre y su novia. El padre apareció cuando las dos señoras ya estaban sentadas y habían pedido. ¿Una gran felicidad?

Cuba me dejó una gran impresión. No sé si volveré aquí pronto. He conocido a mucha gente nostálgica de su estancia en Cuba y me cuesta entender qué vieron ellos que yo me perdí. Puede que entonces fuera «mejor». ¿Quizá las cosas han cambiado? Conocí a gente encantadora, que sonreía, bailaba y cantaba con el corazón, pero había un dolor subyacente y una abrumadora sensación de exasperación. Esa sensación de mirar siempre por encima del hombro que se ha convertido en parte de su instinto es algo que puedes perderte si no te fijas bien. Ese miedo era algo que Rosie no tenía. La juventud te hace valiente o estúpido, quizá los dos sean sinónimos. Y con estúpido no me refiero a falta de inteligencia.

Sinceramente, no sé cuál será el futuro de Cuba, pero con la apertura al mundo a través de Internet y la llegada de viajeros extranjeros, el pueblo cubano está viendo que otra cosa es posible. Puede que estén llegando a un punto de ebullición y, aunque no puedan portar armas, puede que sea igual de sangriento con palos y piedras si eso es lo que hace falta.

¿Creo que debería visitar Cuba? ¡Claro que sí! Viajar es aprender de los demás y compartir tus propias experiencias. No olvidaré este viaje ni a las personas que he conocido, con las que espero seguir en contacto. ¡Un día podría ser realmente una Cuba libre!

Espero que haya disfrutado de mis relatos sobre Cuba. No dude en dejarme un comentario a continuación. Si has estado en Cuba, por favor, dime si algo de lo que he dicho se parece a tu experiencia.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *