• Menu
  • Menu

Visitar Cuba – Primeras impresiones

¡Aquí estamos! Bienvenido a La Habana – Aeropuerto Internacional José Martí

Después de un largo vuelo transatlántico, ¿qué es lo primero que le apetece hacer al bajar del avión? ¡Peeeee! Pero mejor aguantarse porque no encontramos ningún aseo en la zona de recogida de equipajes. De hecho, tuve que aguantar hasta que salimos del aeropuerto, cruzamos al lado del aparcamiento, y entonces tuve que pagar (lo que te apetezca), por cortesía, porque no vi ningún cartel que dijera que había que hacerlo. Es posible que te den un fajo de papel higiénico, ya que no encontrarás ninguno dentro. Consejo 1: Lleva papel higiénico en Cuba y desinfectante de manos, ya que puede que no haya jabón. Los dispensadores de alcohol en gel están vacíos, olvídate de ellos. Consejo 2: Dejé que Eric se encargara de esta parte, pero necesitas tener dinero en efectivo en Cuba. Antes decían dólares, pero ahora el euro parece más el rey aquí. ¿El peso cubano? Bueno, si es necesario.

Nuestro equipaje tardó en salir. Me preocupaba que tal vez no nos permitieran llevar una maleta llena de tantos medicamentos y otras cosas, pero al final, unos 30 minutos después o así, salió nuestro equipaje. Realmente no sabía qué esperar en el aeropuerto. Estaba un poco nervioso. Volamos con nuestro pasaporte francés, mais oui.

Pasar el control de pasaportes fue realmente pan comido. Eso sí, tuvimos que pasar el equipaje por los escáneres antes de salir del aeropuerto 😰. Pero todo estaba bien. ¡Uf!

Salir del aeropuerto al aire húmedo del verano fue como si alguien me hubiera metido en una olla a presión 🥵. En Sevilla hace calor en verano. No, tacha eso, puede ser un infierno en Sevilla en verano pero es un calor seco. Casi puedo soportar un calor seco. En Cuba, estaba preparado para estar siempre sudado, pasara lo que pasara. Me trajo recuerdos. Y el calor iba a jugar un papel importante en nuestras primeras experiencias. . .

Pero hablemos de nuestro dulce viaje: Aramis, nuestro conductor, nos recibió fuera de la terminal y nos pidió que esperásemos mientras iba a buscar el coche que sería nuestro vehículo durante la mayor parte de los 17/18 días en Cuba. Cuando se detuvo en un Chevrelot de 1953, pensé en todas las imágenes que había visto en el pasado de La Habana. Coches americanos de los que, al parecer, Fidel intentó deshacerse hasta el punto de hacerlos enterrar. Se han puesto a punto y ya no se parecen a los vehículos de los que proceden, con tracción a las cuatro ruedas añadida, nuevos motores o piezas japonesas para garantizar que sigan funcionando. Cualquier propietario de una de estas bellezas la trata como a un miembro más de la familia, o eso me han dicho. Otro dato curioso, antes de que cualquiera de estos modelos saliera a la venta en EE.UU., los fabricantes los probaban primero en Cuba, por lo que los cubanos siempre los tenían primero. Pero eso era antes.

¡Oh NEPA!

Primera noche en La Habana

Cena en un restaurante «local». Muchos turistas. La comida era mediocre y cara para lo que era, la verdad. Creo que mi angustia influyó en mis primeras impresiones. Estaba en modo de observación. Pero estaba demasiado cansado para preocuparme. El ambiente te hace pensar que estás en unas vacaciones tropicales. Personal encantador. Allí trabaja mucha gente, como en España. Casi olvidas dónde estás exactamente. El precio de nuestra comida nos chocó, pero no sería lo último que nos sorprendiera de este complejo país. Piensa, muchas capas de una cebolla.

Nos alojamos varias noches en casas particulares en lugar de hoteles, lo que pensamos que significaba estancias en casas de familia donde interactuaríamos con familias cubanas. Pero era más bien un B&B. Teníamos una gran habitación triple que era más como una suite de 2 dormitorios. Sencillo, limpio y espacioso. Gracias a Dios por el aire acondicionado, pero entonces…

Cuando era un niño pequeño y aún no había pronunciado mis primeras palabras, ocurrió un incidente que resultaría demasiado familiar a cualquiera que haya vivido alguna vez en Nigeria o en cualquier país con un diseño político-económico similar: se fue la luz. Y en la oscuridad, a la que francamente ya estaba acostumbrado por aquel entonces, una vocecita gritó: «¡Oh NEPA!», a lo que familiares y habituales de la casa respondieron: «¿Quién era? ¿Ha hablado?». La vocecita era mía y lo que grité no tendría que explicárselo a ninguno de mis compatriotas, pero te lo explicaré a ti. NEPA – National Electric Power Authority (Autoridad Nacional de la Energía Eléctrica), fue el acrónimo que se convirtió en la palabra, el insulto y la angustia de la vida en Nigeria. Lagos era un lugar donde tener un generador era un lujo y una obligación. Y después de oír a los adultos maldecir a los dioses de la energía en muchas ocasiones, se hizo evidente para el pequeño yo que ESTO era lo que había que hacer cuando te encontrabas inesperadamente a oscuras.

Pero te hablo de Cuba ¿por qué empiezo con un recuerdo de infancia? La luz lleva apagada desde medianoche y he mandado un mensaje a la dueña de la casa, que me dice que esto no suele ocurrir en esta zona de La Habana y que debería volver pronto. 7:30 am las luces siguen apagadas. Hay humedad en la habitación. Y empiezo a evocar este recuerdo de infancia. Sólo que allí serían minutos porque alguien ya habría encendido el interruptor del generador en casa de mi madre.

Las luces volvieron al día siguiente a las 4:30 de la tarde, justo cuando nuestro guía, Félix, se disponía a trasladarnos a otra casa. Era como si lo supieran. Nunca sabremos qué había pasado, pero agradecimos la vuelta del aire acondicionado en medio de una humedad del 94%.

El pueblo

San Francisco

Julio César tiene un hermano que vive en La Habana. Como muchos de los cubanos que conocimos, Francis era amable y acogedor. Le dimos la maleta de provisiones, medicinas y productos de higiene femenina que habíamos empaquetado para que él y su mujer, que trabaja en una residencia de ancianos, la distribuyeran entre quienes la necesitaran. Aunque era una forma indirecta de repartir las cosas, sinceramente no sabía qué habría sido mejor. Supongo que incluso si se lo hubiéramos dado a una persona al azar y esa persona posteriormente se hubiera dado la vuelta y se lo hubiera vendido a varias personas, alguien se habría beneficiado. Pero de esta manera se sentía más personal.

Francis y su esposa se reunieron con nosotros para tomar una copa

Me llamo Elizabeth, soy tu vezcina

Nos estafaron. Eric estaba impaciente esperando a que Remi y yo saliéramos de la habitación y nos dirigiéramos a la olla instantánea que había en las calles de La Habana, así que se fue por su cuenta. Cuando salimos, le encontré hablando con una cubana que sonrió al vernos, contenta al parecer de conocer a la familia. Sonreí, dudosa, esperando a oír de qué se trataba. Me llamo Elizabeth, dijo, soy ty vezcina. Vivo en el 2º piso, si alguna vez necesitas algo, llama a la puerta. Voy a casa de mi madre a recoger a mi hijo de un año. Nos miró a Remi y a mí y se alegró de conectar con un africano. Continué con mi sonrisa dudosa. Le creí a medias lo de ser la vecina aunque no estaba seguro al 100% pero como no había visto el inicio de esta conversación ni estaba al tanto de por dónde había salido, le seguí la corriente. Caminó con nosotros, al parecer, la casa de mamá estaba en el mismo camino. Luego nos preguntó si podíamos darle 10 euros para comprar leche en polvo. 10 euros me pareció un poco caro y, por lo que había entendido, los suministros se compraban en ciertas tiendas con cupones del gobierno. Cualquier lugar que acepte euros así estará orientado a los turistas. En general, no me gusta «tirar» dinero a la gente. Prefiero ayudarles llevándoles a la tienda y comprándoles lo que necesitan o algo así. Pero teníamos que ir a un sitio y teníamos prisa, así que Eric le dio el dinero. La observé mientras caminaba calle abajo hacia una tienda que no existía.

Una estafa «amistosa» nacida de la desesperación. Fueran cuales fueran los motivos, el resultado fue el mismo. De alguna manera hubiera preferido la verdad. Es un poco como los estafadores internacionales que asumen que porque vienes de otro lugar, debes estar definitivamente mejor. Así que lo que TÚ pierdas nunca podrá ser realmente una pérdida.

La necesidad de una buena tapadera, supongo.

The Guides

Felix

Our guide Felix seems so worldly. He speaks English, French, and Spanish (of course). He also says he speaks some Italian. He is better equipped than many travelers I have met in my line of work, yet, he has never left Cuba. Travel is a luxury even on the smallest budget. What happens when it is not just the means to travel but the very right to travel that is in question? His insight into life in Cuba was very much appreciated. I had been afraid that people would be very guarded but he opened up (in discreet locals) about his Cuba and allowed us to ask questions I was not sure I would be permitted to. 

Rosie

It wasn’t until Trinidad that we met Rosie. Rosie is 28. She studied to be a chemist with hopes of teaching chemistry but there were no jobs. If it wasn’t for her mother, she too may already have left Cuba. Rosie is charming and unlike several of the Cubans I had met until this point, she is not afraid to speak her mind… publically. When I told this to our driver, he was wide-eyed in surprise (and fear) and said, she could do that, she had less to lose. On July 11, 2021, thousands of Cubans took to the streets demanding change. That, of course, did not go well and change is yet to come. In the meantime, people hustle. Rosie, like many others, is fed up. She says she is lucky that she works in tourism because she can provide a bit for herself and her mother. She also told me that she would not have children – not here. Women are afraid to have children for whom they can’t find enough food or enough medicine should they be sick or what if they are sick during their pregnancy? It made me so sad to hear these words. She speaks them matter-of-fact-like, not afraid, just tired.

El conductor

«Para un cubano su coche es como la familia». Probablemente le estoy citando mal, pero en esencia lo que Aramis nos dijo fue que su coche era como de la familia. Y él, mecánico de profesión (algo que le vino muy bien en varias ocasiones), trataba a su Chevrolet de 1953 como a una princesa. Estaba en magníficas condiciones tanto por dentro como por fuera. No diré que fue el viaje más cómodo de mi vida, pero fue una experiencia que no olvidaré. Aramis fue amable, profesional y realmente interesado en compartir. Desde el principio sentí que nos estaba evaluando. Tiene que ser una necesidad en esta nación insular. No sabes de qué lado de la división política está alguien y un desliz de la lengua puede costarte más de lo que estás dispuesto a hacer. Éramos libres de hablar lo que quisiéramos pero, dependiendo de cuándo y dónde, podíamos muy bien estar poniéndole en peligro y tenía que quedarse cuando fuéramos libres de irnos.

Disfruté mucho de nuestras conversaciones y de la forma en que hablaba libremente (en el coche) sobre sus pensamientos sobre Cuba hoy y ayer.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *